Cómo detectar los síntomas de una enfermedad sexual

Compartir tu cama con tu pareja está muy bien, pero trata de evitar compartirla con otros seres desagradables, como las ladillas o resto de animalitos mucho más peligrosos.

Cada vez tenemos más número de parejas sexuales y con ellas, más posibilidad de infecciones. Aunque los métodos de protección sexual han aumentado con el tiempo, debemos seguir siendo sensatos y tomar todas las precauciones posibles. Para ello, el preservativo es obligatorio.

Picores, ardores, o dolor son algunos de los síntomas más comunes del contagio de enfermedades sexuales. Se pueden transmitir por medio del contacto sexual, incluido sexo vaginal, oral y anal. A continuación os contamos cuáles son los síntomas de las enfermedades sexuales más frecuentes.

Si tienes picor, ampollas y dolor en la zona genital cuidado, puedes tener Herpes. Éste virus permanece en el organismo de por vida y se puede transmitir por sexo oral.

Si tienes inapetencia, fatiga, fiebre, dolores musculares y articulares, náuseas y vómitos, piel amarilla y orina turbia, atento, son síntomas de la Hepatitis B.

Si eres hombre y sientes dolor al orinar con secreciones por la uretra o si eres mujer y sufres de secreción y sangrado vaginal, molestias al orinar y dolor en la parte inferior del abdomen, tiene pinta de una infección bacteriana de los genitales y el aparato urinario. Puede ser Gonorrea.


Puede que te hayan salido llagas, a veces no duelen y algunas son difíciles de detectar por estar en el interior del cuerpo. Más tarde sufres erupciones por toda la piel. Ve directo al médico, es Sífilis y hay que tratarla a tiempo porque si no puede provocar otros problemas como ceguera o anomalías cardiacas.

Verrugas en la piel, irritaciones continúas en la entrada de la vagina o sensación de ardor durante las relaciones sexuales. Es el virus del Papiloma humano.

Si sufres de secreciones o flujos anormales del pene o la vagina, dolor o molestias al orinar o al tener relaciones sexuales, llagas, ampollas, úlceras, verrugas, bultos o sarpullido en la zona genital o ano, picor o irritación en estas zonas o diarrea. Puedes tener hepatitis B.

Fiebre, dolor de cabeza, malestar, depresión, infertilidad, vómito o diarrea son algunos de los síntomas de una de las enfermedades más peligrosas. Se transmite por vía sexual a través del intercambio de fluidos vaginales, rectales o semen, contacto del líquido preeyaculatorio o transfusiones de sangre. Es el Sida. Compartir agujas o el sexo desprotegido con alguien infectado suelen ser todavía los factores más comunes de infección.

Aunque utilicemos métodos de precaución como el preservativo, debemos hacernos una revisión anual al menos. La gente con infecciones de transmisión sexual no necesariamente presentan síntomas, por ello no nos podemos fiar de las apariencias. Lo mejor es usar el sentido común.