Pasos para una buena masturbación femenina

La masturbación puede ser una actividad muy placentera para la pareja ya sea como juego preliminar, complemento del sexo oral o como práctica solitaria. Hoy en día casi un 92% de las mujeres en el mundo se suele masturbar.

No a todas les gusta el mismo de tipo de estimulación pero siempre, la masturbación, ayuda al descubrimiento del cuerpo. Hay algunos casos excepcionales de mujeres que nunca han aprendido a masturbarse y extremos de algunas que experimentan dolor con el roce.

Antes de empezar es bueno asegurarnos de estar excitados para luego pasar a acariciar el área en general y después poder ir a una estimulación directa del clítoris. Un siguiente paso puede ser pasar a la zona vaginal, introduciendo dos o tres dedos a modo de penetración, sin olvidar el resto de partes del cuerpo, probando distintas técnicas de estimulación.

Nos podemos ayudar de un espejo para observarnos, conocer nuestro cuerpo y sus formas. Con ayuda de los dedos, separamos los labios mayores y menores, ubicamos el clítoris y nos fijamos en los colores que presenta cada parte de la vulva. El clítoris posee millones de terminaciones nerviosas y es muy delicado. Podemos utilizar lubricante si tenemos problemas de sequedad vaginal. La imaginación es además una herramienta tremendamente potente para estimular y fantasear con lo que más nos apetezca. Hay ciertas mujeres que son capaces de llegar al orgasmo sólo con la mente.

Entre los beneficios que nos proporciona la masturbación, está un mejor descanso o la disminución del dolor menstrual gracias al poder de la descarga hormonal.

Tu cuerpo es tuyo y ahí lo tienes para observarlo, explorarlo y disfrutar de el, amándote siempre.